Escuchá LCR Play Estatales despedidos se encadenan en el Hospital de Regina

Villa Regina – Desde minutos después de las 8 horas la Asociación Trabajadores del Estado (ATE) realiza una protesta en el Hospital Smirnoff de Villa Regina, donde cinco trabajadores precarizados fueron despedidos. Una de ellos, cursa el octavo mes de un embarazo de riesgo.

Se trata de Carolina Lastra, Patricia Martínez, Natalia Bravo, Agostina Loaiza y Edmundo Leal, quienes se desempeñaban desde hace un año y nueve meses y fueron despedidos con un mensaje telefónico.

“Estamos acá porque se sufre violencia de género, hay falta de material, de recurso humano y lo más grave es que estos 5 trabajadores entraron durante la pandemia y dejaron de ser héroes para pasar a ser despedidos. Esto hace que se resienta el primer nivel de atención (por las salas de salud) en los barrios y también en vacunación”, manifestó a LCR la secretaria general de la seccional ATE Villa Regina.

Desde el gremio se indicó que algunos realizaban tareas administrativas en el área de vacunación y otros en los centros de atención primaria en barrio Gardín, Villa Antártida, Villa Alberdi y Barrio Nuevo. Asimismo, se informó que todos trabajaban 20 horas de lunes a viernes y percibían sólo $14.000 mensuales.

El personal había ingresado en medio de la pandemia bajo contratos PRIL (Programa de Inserción Laboral) y luego derivados a otros programas sociales que, denuncia ATE, encubrían una relación laboral ilegal ya que realizaban las mismas tareas que otros contratados y en planta permanente.

“Vulneran los derechos de los trabajadores, de sus hijos por nacer y del pueblo que tiene un servicio de salud con enormes carencias y recursos humanos en varios servicios”, dijo Ñanco.

“Queremos el pase a contrato de todos los trabajadores con PRIL y horas cátedra, también aumento en el concepto Guardias y de las horas suplementarias”, reclamó la dirigente.

La Secretaria general señaló también que, previo a llegar a esta medida, se agotaron todas las instancias de diálogo y que no hubo ningún tipo de respuestas a nivel provincial.

Además, la dirigente apuntó contra las legisladoras Silvia Morales y Marcela Ávila a la hora de ser consultada sin mantuvo algún tipo de contacto con otras autoridades que no pertenezcan a Salud. “No hablamos con nadie y no podríamos hablar, por ejemplo, con las 2 legisladoras que representan al gobierno de Río Negro entendiendo que fueron ellas que pusieron a estos trabajadores y son las que hoy están impulsando a que sean echadas de sus puestos de trabajo”, finalizó.